Lavandera Cascadeña

Vegetación lacustre y de ribera

Fauna

Hasta el 2016 el río Manzanares, a su paso por Madrid, era, antes que un río, una sucesión de estanques separados por presas. La apertura de las presas y la renaturalización de las márgenes está devolviendo al río sus características originales, de río mediterráneo con escaso caudal. Además de las especies de árboles de ribera como sauces, fresnos, chopos y olmos, se está desarrollando una vegetación de tipo palustre (carrizos, espadañas, juncos…) en el interior del cauce del río, sobre barras e islas de arena que debemos saber valorar. Esta sucesión de islas y orillas cubiertas de densa vegetación generan un hábitat que posibilita la aparición de numerosas especies de aves, como el cetia ruiseñor, la garza o el martinete, que dependen de hábitats como estos para alimentarse, buscar refugio, e incluso nidificar. 

Lavandera blanca (Motacilla alba)

Siempre activa e inquieta, es habitual observarla en las orillas de cursos de agua, donde busca insectos para alimentarse. En invierno las poblaciones crecen por las lavanderas procedentes de Europa.

Lavandera cascadeña (Motacilla cinerea)

A pesar de preferir arroyos de montaña no rechaza los cursos de agua urbanos, donde podremos verla picoteando las orillas y andando con un batir ligero de la cola, muy característico.

Cetia ruiseñor (Cettia cetti)

Pequeño y discreto habitante de la vegetación ribereña, se oculta en ella aprovechando su coloración parda-anaranjada. Su presencia se detecta fácilmente por su canto, penetrante y repetitivo, recuerda a un “oye, tú, vete-vete-vete”.

Garza real (Ardea cinerea)

De gran tamaño (hasta 1 m de alto y 1,75 de envergadura) y colores claros, las encontramos en el agua esperando a una presa a la que capturar con su pico o bien recorriendo el río, con su majestuoso vuelo, buscando un lugar tranquilo donde posarse.

Garceta común (Egretta garzetta)

Parecida a la garza real pero de menor tamaño y plumaje totalmente blanco, pulula por el río y sus orillas, al acecho de peces, siempre caminando sobre aguas someras.

Martinete común (Nyctiocorax nyctiocorax)

Este cazador (de peces, anfibios…) acechante es activo al atardecer y durante la noche, durante el día se oculta entre la densa vegetación y, a veces, se posa en el suelo o sobre ramas bajas de las riberas.


Para acceder al panel informativo “Vegetación lacustre y de ribera”, pinche aquí.

Para acceder al vídeo informativo, pinche aquí.